¿Para cuándo?

La pregunta del millón.

Nos pasamos la vida preguntando “para cuándo”. Sin prudencia. Sin empatía. Con inocencia pero sin pensar en el de enfrente. Es curioso que vivamos siempre pensando en lo que nos va a suceder. Vivimos en el futuro mientras que el presente pasa, muchas veces, sin pena ni gloria frente a nuestras narices que ya olisquean ávidas el siguiente paso o etapa.

Cuando eres adolescente aparece el famoso: y tú ¿qué? ¿para cuándo el novio? Con suerte aparece ÉL o sigues besando muchos sapos hasta que uno resulta ser el príncipe azul. Igual sigues viviendo la vida loca y no te atas a nada ni a nadie y eres feliz.

Cuando llega el novio… ¿para cuándo la boda? Y ahí comienza la guerra, las presiones, las preguntas indiscretas… Hasta que finalmente, tu futuro husband hinca rodilla y ale, te vas de bodorrio.

Cuando llega la boda, hay quien tiene la prudencia de esperar a la barra libre, surge el consabido ¿para cuándo el bebé? Tú, vosotros, marcáis los tiempos y comienza la apasionante búsqueda. Pero ¡Ay de vosotros como toméis la “descabezada” decisión de ser familia de dos! ¡Suerte!

Entonces llega el primero, con sus lloros, sus pañales, su depresión postparto bajo el brazo, las hormonas revueltas, las noches sin dormir… y, en medio de todas esa maraña de novedades y sentimientos encontrados, llega la batería de preguntas ¿para cuándo andará? ¿para cuándo dirá su primera palabra? ¿para cuándo aprenderá a no dormirse en brazos?

Cuando no estás suficientemente ocupada con el precioso retoño, aparece la pregunta del millón ¿para cuándo el segundo? Si decidís plantaros con uno, ánimo, las miradas de pena acecharán por cada rincón. Si os embarcáis en la aventura de ir a por el segundo, pensaréis que todo ha acabado pero no…

Hay quién lo tiene claro y, con toda la ilusión del mundo, va a por la familia numerosa y ahí surge una nueva vertiente de cuestionario, si cabe, más indiscreto ¿no tenéis televisión? ¿sois del OPUS? ¿ha sido por error?

para cuándo

Y así suma y sigue…

Sin embargo, no nos damos cuenta de que enfrente podemos tener a una jovencita con mil inseguridades y complejos enamorada hasta las trancas del chico malote que no le hace ni caso.

O unos novios sumidos en una crisis que podría poner punto final a su relación. También se da el caso de parejas que desean la boda de sus sueños pero que, por motivos logísticos o económicos, no pueden afrontarla.

Hay mujeres y hombres que no pueden tener hijos, que atraviesan difíciles procesos de adopción o de reproducción asistida buscando el ansiado bebé que tarda en llegar o, a veces, jamás llega.

Los matrimonios que deciden ser eso, una pareja libre, sin ataduras, sin horarios, sin niños, son tanto o más plenas que las familias “estándar”. Los hijos únicos, también son felices. Y mucho.

Que no cunda el pánico, en la mayoría de casos, nadie gatea eternamente ni balbucea hasta los 18.

Y en el 80% de los casos, los “locos” que van a por el tercero, el cuarto o el quinto tienen televisión, no necesariamente pertenecen a ningún movimiento religioso y saben lo que hacen.

A lo que voy con todo esto es que a veces ese “para cuándo”, inocente y desinteresado, puede hacer mucho daño. Es mejor ser prudente y dejar que te cuenten las cosas. Y, ante todo, vivir la vida, disfrutar del momento. He aprendido que la vida es eso que sucede cuando estamos pensando qué va a ser lo siguiente que ocurra.

Reflexiones de un martes cualquiera 😉

para cuándo

8 comentarios sobre “¿Para cuándo?

  1. Qué buen post! Muchas veces hice yo la pregunta hasta que me di cuenta lo que estaba haciendo. Ahora me parece de muy mal gusto, sobre todo cuando preguntan sobre el bebé. Hay muchas parejas que no quieren o no pueden tener uno y esa pregunta solo genera un mal rato. He notado las caras de malestar en muchas personas cuando les han preguntado eso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s